Jarácuaro

Lugar, que según se sabe estuvo poblado desde tiempos muy antiguos, ha conservado su tradición dentro de una atmósfera de más pureza. Allí la ceremonia inicia con la colocación de grandes arcos, uno por cada barrio, que se sitúa en el atrio de la iglesia. La ornamentación de los arcos está hecha de flores, huinumo y otras plantas acompañadas de objetos de uso común.  Luego, en la plaza se dan cita los grupos de danzantes quienes ejecutan bellas piezas a traves de las cuales muestra su virtuosismo: Jarácuaro es famoso por sus músicos y danzantes. Mientras, en los hogares se preparan las ofrendas que las mujeres han de llevar al panteón al amanecer. Las ofrendas son retiradas cuando el sol está en lo alto y llevadas al templo donde se entonarán los “alabados”. Por la tarde del día 2, las ofrendas se reparten entre los fieles que parten al panteón a la ceremonia de bendición de sepulcros.